El 73% de las muestras de carne de pollo en el Reino Unido ha dado positivo a la bacteria patógena Campylobacter, de acuerdo con los datos difundidos por la Agencia británica de seguridad alimentaria (FSA), como resultado de un muestreo de 4.000 muestras de pollo entero fresco refrigerado, entre febrero 2014 a enero de 2015. 

El 19% de las muestras analizadas han dado positivo a Camylobacter dentro de la banda más alta de contaminación (más de 1.000 unidades formadoras de colonias/gr). Los envases también fueron analizados, resultando que el 7% dio positivo a Campylobacter, con un 0,1% (5 muestras) con la mayor tasa de contaminación. 
Paralelamente a la publicación de los datos de la FSA, tres cadenas de distribución del Reino Unido han publicado los resultado de sus planes de reducción de Campylobacter, que muestras un descenso en la presencia de la bacteria.